2018 continuó la racha del calentamiento global siendo el cuarto año más caliente desde 1880

8 febrero, 2019


Las temperaturas superficiales globales de la Tierra en 2018 fueron las más cálidas desde 1880, según análisis independientes de la NASA y la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) que sitúa el 2018 como el cuarto año consecutivo en el que la temperatura global aumenta trágicamente.

Es una noticia sumamente preocupante pero no es realmente novedosa porque todos podemos ver y experimentar los cambios del ambiente, cada vez hay desastres naturales más trágicos, cada vez hay menos aire limpio, rios se secan, glaciares se derriten, la contaminación de nuestras acciones es lo que ha provocado esto.

Las temperaturas globales en 2018 fueron de 1,5 grados Fahrenheit (0,83 grados Celsius) más altas que la media de 1951 a 1980, según científicos del Instituto Goddard de Estudios Espaciales (GISS) de la NASA en Nueva York. A nivel mundial, las temperaturas de 2018 están por detrás de las de 2016, 2017 y 2015. Los últimos cinco años son, colectivamente, que son los otros más cálidos en el registro moderno.

“2018 es nuevamente un año extremadamente cálido además de una tendencia a largo plazo al calentamiento global”, dijo el Director de GISS, Gavin Schmidt.

Desde la década de 1880, la temperatura media global de la superficie ha aumentado aproximadamente 2 grados Fahrenheit (1 grado Celsius). Según Schmidt, este calentamiento ha sido impulsado en gran parte por el aumento de las emisiones a la atmósfera de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero causados ​​por actividades humanas.


La dinámica del clima a menudo afecta las temperaturas regionales, por lo que no todas las regiones de la Tierra experimentaron un calentamiento similar. NOAA encontró que la temperatura media anual en 2018 para los 48 estados contiguos fue la 14ª más cálida registrada.

Las tendencias de calentamiento son más fuertes en la región ártica, donde en 2018 se observó la pérdida continua de hielo marino. Además, la pérdida de masa de las capas de hielo de Groenlandia y la Antártida siguió contribuyendo al aumento del nivel del mar. El aumento de las temperaturas también puede contribuir a temporadas de incendios más prolongadas y algunos fenómenos meteorológicos extremos, según Schmidt.

“Ya se están sintiendo los impactos del calentamiento global a largo plazo: inundaciones costeras, olas de calor, precipitaciones intensas y cambios en los ecosistemas”, dijo Schmidt.

Los análisis de temperatura de la NASA incorporan mediciones de temperatura de la superficie de 6,300 estaciones meteorológicas, observaciones basadas en barcos y boyas de las temperaturas de la superficie del mar y mediciones de temperatura de las estaciones de investigación antárticas.

Debido a que las ubicaciones de las estaciones meteorológicas y las prácticas de medición cambian a lo largo del tiempo, la interpretación de las diferencias de temperatura media globales específicas año a año tiene algunas incertidumbres. Teniendo esto en cuenta, la NASA estima que el cambio medio global de 2018 es preciso dentro de 0,1 grados Fahrenheit, con un nivel de certeza del 95 por ciento.

Los científicos de NOAA utilizaron gran parte de los mismos datos de temperatura sin procesar, pero con un período de referencia diferente y una interpolación diferente en las regiones polares y en otras regiones pobres de datos de la Tierra. El análisis de NOAA encontró que las temperaturas globales de 2018 eran 1.42 grados Fahrenheit (0.79 grados Celsius) por encima del promedio del siglo XX.

El conjunto completo de datos de temperatura de la superficie 2018 de la NASA y la metodología completa utilizada para realizar el cálculo de la temperatura están disponibles en:

GISS es un laboratorio dentro de la División de Ciencias de la Tierra del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland. El laboratorio está afiliado al Instituto de la Tierra de la Universidad de Columbia y a la Escuela de Ingeniería y Ciencias Aplicadas de Nueva York.

La NASA usa el punto de vista único del espacio para entender mejor la Tierra como un sistema interconectado. La agencia también utiliza el monitoreo aéreo y terrestre, y desarrolla nuevas formas de observar y estudiar la Tierra con registros de datos a largo plazo y herramientas de análisis informático para ver mejor cómo está cambiando nuestro planeta. La NASA comparte este conocimiento con la comunidad global y trabaja con instituciones en los Estados Unidos y en todo el mundo que contribuyen a la comprensión y protección de nuestro planeta.

Las temperaturas globales en 2018 fueron de 1,5 grados Fahrenheit (0,83 grados Celsius) más altas que la media de 1951 a 1980, según científicos del Instituto Goddard de Estudios Espaciales (GISS) de la NASA en Nueva York. A nivel mundial, las temperaturas de 2018 están por detrás de las de 2016, 2017 y 2015. Los últimos cinco años son, colectivamente, los años más cálidos en el registro moderno.

“2018 es nuevamente un año extremadamente cálido además de una tendencia a largo plazo al calentamiento global”, dijo el Director de GISS, Gavin Schmidt.

Desde la década de 1880, la temperatura media global de la superficie ha aumentado aproximadamente 2 grados Fahrenheit (1 grado Celsius). Según Schmidt, este calentamiento ha sido impulsado en gran parte por el aumento de las emisiones a la atmósfera de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero causados ​​por actividades humanas.

La dinámica del clima a menudo afecta las temperaturas regionales, por lo que no todas las regiones de la Tierra experimentaron un calentamiento similar. NOAA encontró que la temperatura media anual en 2018 para los 48 estados contiguos fue la 14ª más cálida registrada.

Las tendencias de calentamiento son más fuertes en la región ártica, donde en 2018 se observó la pérdida continua de hielo marino. Además, la pérdida de masa de las capas de hielo de Groenlandia y la Antártida siguió contribuyendo al aumento del nivel del mar. El aumento de las temperaturas también puede contribuir a temporadas de incendios más prolongadas y algunos fenómenos meteorológicos extremos, según Schmidt.

“Ya se están sintiendo los impactos del calentamiento global a largo plazo: inundaciones costeras, olas de calor, precipitaciones intensas y cambios en los ecosistemas”, dijo Schmidt.

Los análisis de temperatura de la NASA incorporan mediciones de temperatura de la superficie de 6,300 estaciones meteorológicas, observaciones basadas en barcos y boyas de las temperaturas de la superficie del mar y mediciones de temperatura de las estaciones de investigación antárticas.


Debido a que las ubicaciones de las estaciones meteorológicas y las prácticas de medición cambian a lo largo del tiempo, la interpretación de las diferencias de temperatura media globales específicas año a año tiene algunas incertidumbres. Teniendo esto en cuenta, la NASA estima que el cambio medio global de 2018 es preciso dentro de 0,1 grados Fahrenheit, con un nivel de certeza del 95 por ciento.

Los científicos de NOAA utilizaron gran parte de los mismos datos de temperatura sin procesar, pero con un período de referencia diferente y una interpolación diferente en las regiones polares y en otras regiones pobres de datos de la Tierra. El análisis de NOAA encontró que las temperaturas globales de 2018 eran 1.42 grados Fahrenheit (0.79 grados Celsius) por encima del promedio del siglo XX.

El conjunto completo de datos de temperatura de la superficie 2018 de la NASA y la metodología completa utilizada para realizar el cálculo de la temperatura están disponibles en:

GISS es un laboratorio dentro de la División de Ciencias de la Tierra del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland. El laboratorio está afiliado al Instituto de la Tierra de la Universidad de Columbia y a la Escuela de Ingeniería y Ciencias Aplicadas de Nueva York.

La NASA usa el punto de vista único del espacio para entender mejor la Tierra como un sistema interconectado. La agencia también utiliza el monitoreo aéreo y terrestre, y desarrolla nuevas formas de observar y estudiar la Tierra con registros de datos a largo plazo y herramientas de análisis informático para ver mejor cómo está cambiando nuestro planeta. La NASA comparte este conocimiento con la comunidad global y trabaja con instituciones en los Estados Unidos y en todo el mundo que contribuyen a la comprensión y protección de nuestro planeta.

Es importante que conozcamos la situación de nuestro ambiente ya que los daños que hoy experimenta han sido provocados por nosotros y nadie más que nosotros los puede solucionar, queremos que tomes un minuto y reflexiones si realmente con tu forma de vida contribuyes a un mejor o a un peor planeta.

Juntos podemos hacerlo.

La información contenida en este artículo es de datos recopilados de la Nasa

José Mercedes

José Mercedes

Por favor Inicia Sesión para comentar
avatar
  Suscribirse  
Notificar